dimecres, 27 de febrer de 2013

Such sweet sorrow.

Amelia intentaba atender a las explicaciones de su hermana, pero no lo conseguía. Solo un pensamiento ocupaba su mente: la imagen, el aroma, la presencia de esa criatura hermosa que había estado a su lado. El harmónico sonido de su voz, la textura de sus labios, la luz de sus ojos... El encuentro furtivo de sus manos fue suficiente para despertar en ella la fantasía de los amores platónicos. Se sentía cual trobador en el universo del amor cortés. Distancia entre ella y la persona amada. Simple admiración, sin llegar a poseer a esa persona. Solo la posee durante los momentos en los que puede adorarla con la vista. "Es un dolor placentero, el de considerar a una persona bellísima y que no sea tuya, y simplemente contentarte con disfrutar contemplando su existencia, pensó Amelia".
     
                                   Al derramar tu voz su mansedumbre
                                   de miel bocal, y al puro bamboleo,
                                   en mis terrestres manos el deseo
                                   sus rosas pone al fuego de costumbre.

                                                                                

2.

Dos. Two. Deux. Dous. Due. Nada más y nada menos. La vida nos llena de este número. La base de nuestra relación con el mundo. El mundo y yo, dos. Tú y yo, dos. Tú y yo... Tu vida y la mía que se encuentran, chocan, se erosionan. Conviven. Tú. Yo. Dos pares de ojos que se miran. Dos manos que se tocan. Dos cuerpos que se acercan. Tú. Yo. Juntos momentáneamente en esta vasta vida. Cuidamos el uno del otro, lejos, cerca, no importa. Dos corazones que laten. Dos rumbos distintos, que a veces se cruzan, luego se separan, se cruzan, se separan... Te quiero, no te soporto, te admiro, me enervas, absorbo cada milésima de tu presencia para no perder algo tan fugaz como los recuerdos. Tu recuerdo. Que no se va a borrar. Y de este encuentro fugaz entre mi vida y tu vida me voy a llevar lo mejor. Porque de lo peor ya hay bastante, y quiero ir ligera de equipaje.Y voy a seguir hacia delante, sin nada que me detenga, porque esta vez yo hago el camino. Y voy a aprender a vivir con la persona que nunca me va a abandonar: yo misma. Yo y yo misma. Dos.
                                   
                                    In dreams, I meet you in warm conversation.
                             We both wake in lonely beds, different cities,
                             and time is taking its sweet time erasing you.

diumenge, 24 de febrer de 2013

London Calling.

Las gotas de lluvia descendían decididas hacia las calles de Londres. La chica de la maleta corrió al cobijo de la entrada de su hotel. "Good morning, ma'am". Un hombre encantador, el de la recepción. Habitación 457. Pequeña pero preciosa. Desde la ventana se podía observar los tejados de las casas entre las cuales corrían Holmes y Watson en pos de misterios en la mente de Conan Doyle, donde Guy Fawkes maquinaba junto a otros el Complot de la Pólvora, donde los Sex Pistols se convirtieron en abanderados de la generación del "No Future"... "Muy bonita Londres, pero muy gris" dice la gente. "Eso es que no sabéis ver la belleza de la melancolía", dice la chica de la maleta. Ha venido a Londres a disfrutar de esa melancolía. No por cosas del pasado, al contrario. Viene a vivir el presente. A dejar atrás los malos recuerdos. A vivir. Porque en las grisáceas nubes de Londres ella encuentra ternura. En la frescura de las gotas en su mejilla ella encuentra felicidad. Por fin se siente libre. Es libre de disfrutar. Y el agua la hace sentir viva.
       Y de madrugada sale a las calles a que la fina lluvia moje su pelo, su cara, su ropa. Y se promete a ella misma que va ser feliz. Ella. La chica de la maleta.
                   
                                   London calling at the top of the dial,
                                          After all this, won't you give me a smile?

dimecres, 20 de febrer de 2013

“Tis in my memory lock'd, and you yourself shall keep the key of it.”


 She always went to that park in Bath, sat in a bench and started reading a Shakespeare play. Her favourite one was Hamlet, as I saw her reading it over and over again. In fact, she preferred tragedies. She loved tragic endings. She smiled as she was reading, but I saw in the shadow of her eyes her deep sadness, something hidden behind her mind.
    One day, I sat next to her. She didn’t even look at me, she continued reading. Hamlet, of course. All of a sudden I felt brave enough to speak, so I said: “The readiness is all”.
She closed the book and noticed my presence. She stared into my eyes for a long time and said: “Do you feel it, too?” . “Do you mean the beauty of that sentence?”, I answered. She nodded and whispered: “I thought nobody else would notice it. I thought people would just ignore those words”. I said: “How can I ignore this beauty if it’s in front of my eyes?”. She blushed and smiled. She didn’t recognize me. But it didn’t break my heart anymore. I know those memories cannot come back. Amnesia has killed them. But I want to make her love me again. Just as much as she loves Shakespeare. Just as much as I love her.
   

Starting over.

Hacía tiempo que no escribía una entrada de blog... Antes lo utilizaba como terapia para convertir el dolor que me llenaba en palabras. Esto es diferente.
Mi vida ha cambiado mucho desde la última vez que escribí en el anterior blog. Ha sido un período intenso, con momentos felices, eufóricos, desesperantes. tristes... Creo que he llegado a un punto en el que me estoy replanteando mi vida. Qué es lo que quiero, y sobretodo, a quién quiero a mi lado.
Escribir me ayudó mucho la última vez, así que no quiero perder la oportunidad de expresar lo que hay dentro de mí . Y no necesariamente hablando directamente de mis sentimientos, sino simplemente a través de palabras. Palabras que cuenten historias, historias ficticias, historias ajenas. Historias que tal vez sí que lleven un poco de mí en cada una de ellas. Como decía Hamlet, "palabras, palabras, palabras...".

Siento que me estoy reconstruyendo. Siento que me estoy montando pieza a pieza. Y por primera vez miro el futuro no desde la ventana, sino cara a cara. Por primera vez quiero aprovechar el presente al máximo. Por primera vez quiero descubrir, quiero aventuras, quiero... Quiero sacar la fuerza que hay en mí. Creo que ha llegado el momento.

"There's a time and a place to die, but this ain't it"